Presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos condena las protestas violentas y reza por